21 / 10 / 14 Publicado por:  |  Ambuibérica Nacional, Noticias

El sentimiento íntimo de haber realizado un trabajo útil para los demás es, probablemente, la mayor satisfacción personal que se obtiene en un ámbito profesional como el nuestro, en este mundo de las ambulancias y el transporte sanitario.   Una satisfacción que se reconforta cuando el agradecimiento es explícito, sin que sea necesario que medien… Leer más »

El sentimiento íntimo de haber realizado un trabajo útil para los demás es, probablemente, la mayor satisfacción personal que se obtiene en un ámbito profesional como el nuestro, en este mundo de las ambulancias y el transporte sanitario.   Una satisfacción que se reconforta cuando el agradecimiento es explícito, sin que sea necesario que medien las palabras: los gestos, las actitudes expresadas en un momento de dificultad son lo suficientemente expresivos en este sentido.   Con frecuencia, los agradecimientos del momento se reiteran luego por escrito y a las oficinas de Grupo Ambuibérica llegan cartas de agradecimiento sincero de pacientes. Y en ocasiones, acuden los propios pacientes para expresar en persona ese agradecimiento.   El viernes de la semana pasada acudió a nuestras instalaciones una joven, felizmente trasplantada de los dos pulmones. La operación se llevó a cabo hace tres meses y era el tercer intento de trasplante. Todo salió bien, en un traslado coordinado para que las autopistas tuvieran la barrera abierta y no provocaran demoras en la carrera contra reloj de la ambulancia. Ahora, superada la peripecia, la joven trasplantada ha querido transmitir su agradecimiento, en persona y por escrito, con una carta entregada en mano:  

“El 11 de junio de este año, tras un aviso de trasplante para el Hospital 12 de Octubre en Madrid, Ambuibérica me facilitó el transporte al hospital para que en el plazo de dos horas yo pudiera recibir el trasplante de dos pulmones. La tarea de coordinación y de los conductores fue excelente y por ello quiero dar las gracias de todo corazón a las personas que estuvieron implicadas en ese traslado. Creo que es justo agradecer y felicitar a todas las personas que trabajan en esa empresa”.

Que sepa esta joven que hemos transmitido su agradecimiento a los dos técnicos que la acompañaron en ese trayecto con final feliz: a Jesús Salcedo y a Tomás Diez; este último, un joven en prácticas, que actualmente está contratado por Grupo Ambuibérica en Cantabria. Y que nosotros, toda la familia Ambuibérica, queremos corresponder la deferencia de su agradecimiento que le honra como persona y que es, sinceramente, un acicate en nuestro trabajo diario.