Piedad López-Romero González

02 / 06 / 15 Publicado por:  |  Entrevistas, Noticias

Piedad López-Romero González es profesora de la Facultad de Ciencias del Trabajo de la Universidad de Valladolid y atesora una amplia trayectoria en la prevención de riesgos laborales, donde es una referencia, acreditada por cinco premios nacionales en este ámbito. Ella ha sido una persona determinante en el reciente convenio de colaboración estable firmado entre… Leer más »

Piedad López-Romero González es profesora de la Facultad de Ciencias del Trabajo de la Universidad de Valladolid y atesora una amplia trayectoria en la prevención de riesgos laborales, donde es una referencia, acreditada por cinco premios nacionales en este ámbito. Ella ha sido una persona determinante en el reciente convenio de colaboración estable firmado entre rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel San José, y el director general del Grupo Ambuibérica, Carlos Magdaleno, para el desarrollo conjunto de actividades relacionadas con la difusión de la cultura preventiva en cuestiones de emergencia y prevención de riesgos laborales.     P: "A mí no me va a pasar nada”, escuchamos a menudo. ¿Qué debemos hacer para suplir la falta de concienciación? R: En parte, no hay una concienciación suficiente por esa razón, pero también hay otras razones, como la falta de formación o el hecho de que en las organizaciones se prioricen otros temas. Pienso que hay que inculcar la prevención de riesgos desde que uno tiene uso de razón: es preciso crear una cultura preventiva desde las primeras etapas escolares y seguir la formación a lo largo de la vida.     P: Dice que se debería enseñar a prevenir en el hogar y en la escuela… R: Sin duda. Se debe educar en la prevención de riesgos que pueden provocar accidentes y enfermedades, tanto en nuestras casas como en las escuelas. No hay que dar nada por sabido y tanto padres como educadores tienen un papel importante para que las generaciones actuales y futuras tengan esa cultura preventiva. Si una persona está concienciada, va a trasmitirlo allí donde vaya.     P: ¿Qué sectores de actividad profesional están más abandonados en materia de prevención? R: Es difícil contestar con precisión, pero la agricultura y la enseñanza son dos de los sectores que más atención necesitan y a los que creo que se han dedicado menores esfuerzos a lo largo de los años.     P: ¿Pagamos económicamente la ausencia de prevención? R: El coste de la “no prevención” es muy alto. No sólo en términos económicos, sino en términos humanos y sociales. Detrás de un accidente de trabajo o de una enfermedad profesional puede haber un coste económico, pero, además, afecta a lo humano, al clima laboral, a la imagen de la empresa y a otros muchos aspectos.     P: ¿Y si alguien dice que prefiere pagar una multa antes que invertir en prevención? R: Bueno, existen mecanismos legales para sancionar a quien que no cumple la normativa de prevención de riesgos laborales, pero lo ideal sería no tener que llegar ahí. Habría que hacer más esfuerzos para mentalizar y convencer a todos de que la prevención es la mejor solución. En cuanto a los que prefieren una sanción, se equivocan, porque el problema va mucho más allá de lo económico.     P: Recientemente han celebrado una Semana Universitaria de Prevención de Riesgos Laborales, en la que ha participado la Fundación Ambuibérica. ¿Qué balance hace de las jornadas? R: La formación que se impartió tuvo una muy buena acogida general. Yo destacaría la aportación que hizo Ambuibérica, con una gran despliegue de medios y con una formación muy completa en Primeros Auxilios, que fue muy valorada por todos.     P: Usted ha recibido numerosos reconocimientos por su actividad profesional en la prevención de riesgos laborales. ¿De dónde le viene el interés por esta materia? R: Hace muchos años y casi de forma accidental, comencé a dar clases de Prevención de Riesgos Laborales en la Universidad de Valladolid y, poco a poco, me enamoré de todo lo relacionado con ella. Hoy puedo decir que la prevención de riesgos laborales me apasiona.     P: Y en cuanto a los reconocimientos, ¿Se los esperaba? R: Bueno, la mayoría no los esperaba. El que más me sorprendió fue el primero, en el que la Fundación Laboral de la Construcción eligió a tres personas en toda España como “pilares del cambio” y una de ellas fui yo. Para mí, todos han sido unos reconocimientos muy bonitos.