05 / 05 / 14 Publicado por:  |  Noticias, Primeros Auxilios

Voy a dedicar esta segunda entrega a difundir algunos consejos importantes para nuestra seguridad cuando actuamos como primeros intervinientes ante un accidente o una situación de riesgo imprevista. En concreto, voy a referirme al modo de actuar ante una posible fuga de gas, un caso de electrocución, un incendio y un siniestro vial.   En… Leer más »

Voy a dedicar esta segunda entrega a difundir algunos consejos importantes para nuestra seguridad cuando actuamos como primeros intervinientes ante un accidente o una situación de riesgo imprevista. En concreto, voy a referirme al modo de actuar ante una posible fuga de gas, un caso de electrocución, un incendio y un siniestro vial.   En primer lugar, permitidme que os recuerde de nuevo la importancia de la conducta PAS (Proteger / Alertar / Socorrer) a la que me refería en el post anterior. Si omitimos el primer paso es posible que nunca lleguemos al siguiente.   Olor a Gas en una vivienda:

· No encienda ningún aparato eléctrico ni accione ningún interruptor de corriente. No encienda cerillas o mecheros y si está fumando apague rápidamente su cigarro. · Abra lo más rápidamente posible las ventanas y las puertas para ventilar la vivienda. · Si tiene acceso a la llave de paso del gas a la vivienda, ciérrela. Si no puede hacerlo, cierre los mandos de gas de todos los aparatos. · Salga de la vivienda y llame al 112. Siga las instrucciones que le indique el servicio 112.

  Ante una electrocución:

· Lo primero y más importante: No toque ni se acerque a la persona que haya sufrido una descarga antes de haber desconectado la corriente eléctrica. El arco voltaico creado puede provocar su electrocución, sin necesidad de que haya tocado a esa persona. · Si la víctima está dentro de un coche, no intente entrar dentro del vehículo. · Si no tenemos acceso a la desconexión de la corriente, llamar rápidamente al 112 y seguir las instrucciones que nos den. · Una vez desconectada la corriente, puede acceder a la persona que ha sufrido la descarga y comprobar rápidamente si respira o no. Comunique la situación al 112 y, si fuera necesario, inicie una maniobra de Reanimación Cardio Pulmonar (RCP).

  En caso de fuego:

· Si sufre el incendio de un edificio y no puede acceder al exterior porque el fuego está en el pasillo, entre en la estancia en que no haya fuego, cierre la puerta y selle las ranuras de las puertas con ropas; si es posible, mójelas. · Abra la ventana, llame al 112; si no dispone de teléfono, grite por la ventana “¡FUEGO!” y pida que llamen al 112. Si la estancia en la que se encuentra tiene terraza, salga a la misma y cierre la puerta. Mantenga la calma. · Si el fuego se localiza en una estancia de la vivienda, salga rápidamente de ella y cierre la puerta. No abra ventanas. Llame al 112 y siga instrucciones. · Si hay humo, nunca intente salir de pie: hágalo gateando.

  Ante un accidente en carretera:

· Estacione su vehículo fuera de la vía, con las luces de emergencia activadas. Aunque sea de día, encienda las luces de cruce. debe estacionar el vehículo antes de llegar al lugar del accidente, en el sentido de la marcha. · Antes de bajarse del vehículo, colóquese el chaleco reflectante. Baje de su vehículo tras cerciorarse de que no vienen otros coches. · Camine por el arcén lo más alejado posible del eje central de la vía y coloque los triángulos de señalización. · Sin abandonar el arcén, diríjase al lugar del accidente y cerciórese de que no existen otros peligros. · Desconecte la corriente del vehículo siniestrado y pregunte a la persona o personas que han sufrido el siniestro como se encuentran. · Llame al 112 y siga las indicaciones que le transmitan. · Si no es estrictamente necesario, no intente mover al paciente. Si tuviera que hacerlo -y siempre siguiendo instrucciones del 112-, el primer paso es comprobar que los pies no estén enganchados en los pedales. En el caso de que lo estén, pregunte al operador del 112 como desengancharlos para causar las menores lesiones posibles a la víctima. Antes de moverlo, pregunte por el modo en que debe colocar su cuerpo y el de la víctima. · De la primera intervención que usted realice, dependerá, en muchos casos, la vida del paciente.

  Antes de finalizar, recuerde que debe tratar a la persona que ha sufrido el accidente como quisiera que usted fuera tratado en ese caso y, sobre todo: Tranquilidad y Conducta PAS (Proteger / Alertar / Socorrer). Si omite el primer paso es posible que nunca proceda al siguiente.  

José Manuel Vega López es Instructor de la Fundación Ambuiberica.