24 / 04 / 14 Publicado por:  |  Ambuibérica Nacional, Noticias

Ambuibérica comenzó a prestar servicio en Cantabria en mayo de 2012. Hablamos con su responsable en esa Comunidad Autónoma, José Luis Gravalosa (Comillas, 1970), casado y padre de 3 hijos, un hombre que, tras una larga trayectoria en el mundo empresarial, confiesa que aterrizó en el sector de ambulancias “por vocación”: “Ambuibérica me encomendó este… Leer más »

Ambuibérica comenzó a prestar servicio en Cantabria en mayo de 2012. Hablamos con su responsable en esa Comunidad Autónoma, José Luis Gravalosa (Comillas, 1970), casado y padre de 3 hijos, un hombre que, tras una larga trayectoria en el mundo empresarial, confiesa que aterrizó en el sector de ambulancias “por vocación”: “Ambuibérica me encomendó este bonito proyecto en Cantabria, algo que para mí supone una gran motivación personal de superación”.   P: ¿Qué balance hace del tiempo que Ambuibérica lleva prestando servicio en Cantabria? R: Excelente. Sólo tenemos que ver las felicitaciones que cada día nos transmiten nuestros usuarios. Tenemos la suerte de tener los mejores trabajadores, las mejores tecnologías y las mejores ganas de ayudar a los usuarios.   P: ¿De cuántos vehículos y personas dispone? R: Disponemos de 110 ambulancias y alrededor de 330 trabajadores. Este personal comprende a técnicos conductores, técnicos camilleros, jefes de tráfico, responsable de logística, mecánico y telefonistas.   P: ¿Qué destacaría de este grupo profesional? R: Sin duda, la gran profesionalidad y la seriedad de todos los trabajadores. Tampoco debemos olvidar los grandes avances técnicos que tenemos a nuestro alcance. En el día a día, tenemos un trato exquisito con los pacientes, a pesar de que, en muchos casos, se trata de situaciones muy complicadas y extremas.   P: ¿Cuántos servicios llegan a realizar al día? R: Diariamente, realizamos entre 650 y 700 servicios; incluso 750 servicios en ocasiones. El servicio programado es el encargado de trasladar a los pacientes que diariamente acuden a las consultas, rehabilitación, diálisis, radioterapia… Rehabilitación, consultas y tratamientos de larga duración son los más solicitados.   P: ¿Qué dificultades presenta el servicio programado? R: En este departamento se requiere mucha destreza, tanto por parte de los programadores, los jefes de tráfico como los técnicos, ya que, prácticamente, el cien por cien de los servicios debe realizarse en un periodo corto de tiempo y todo tiene que estar muy sincronizado. Sin la profesionalidad que caracteriza a los trabajadores de Ambuibérica sería imposible cumplir este servicio con la eficacia con que nosotros lo hacemos.   P: ¿Y en Urgencias? R: En Urgencias, los motivos pueden ser del todo inesperados: asistencia a domicilios por varias causas, actuaciones en vías públicas, accidentes de circulación... La urgencia puede surgir en cualquier momento y lugar y para eso nosotros siempre estamos preparados.   P: ¿Hay mayor actividad en determinadas épocas del año? R: Sí. Cantabria es una comunidad con un gran potencial turístico. En verano se dispara el número de visitantes y nuestros servicios atienden a muchas más demandas.   P: Alguna anécdota que recuerde en este tiempo… R: Tengo muchas, pero hay una que nunca podré olvidar. Atendíamos un accidente de circulación, en el que desgraciadamente estaba implicado un niño de sólo cuatro años de edad. Lloraba sin parar y cuando fui a atenderle me dijo: “Yo soy muy fuerte, cura primero a mi mamá, que está sangrando”. Me dejó impactado, tanto por su responsabilidad como por el sentimiento de amor que tienen los hijos hacia sus padres. Comprendí lo importante que somos los padres para los hijos. Desde entonces, siempre aconsejo a los padres que tengan mucha precaución al volante porque podemos hacer infelices a nuestros hijos para toda la vida por una mala acción.