Judith DGT

11 / 01 / 16 Publicado por:  |  Entrevistas, Noticias

La Dirección General de Tráfico y Fundación Ambuibérica ofrecieron recientemente formación en Educación Vial y en Primeros Auxilios Básicos a más de medio centenar de niños de Educación Infantil y Primaria del Centro Rural Agrupado de Ferreras de Abajo, en Zamora. Fue la primera vez en que se ha llevado a cabo una experiencia conjunta… Leer más »

La Dirección General de Tráfico y Fundación Ambuibérica ofrecieron recientemente formación en Educación Vial y en Primeros Auxilios Básicos a más de medio centenar de niños de Educación Infantil y Primaria del Centro Rural Agrupado de Ferreras de Abajo, en Zamora. Fue la primera vez en que se ha llevado a cabo una experiencia conjunta de esta naturaleza y la valoración ha sido muy positiva por parte de los intervinientes. Hemos hablado sobre ello con Judit Castro Olmo, coordinadora provincial de Educación Vial de la Jefatura de Tráfico de Zamora.

P: ¿Qué balance hace de esta primera experiencia conjunta con Fundación Ambuibérica?
R: El balance es muy positivo. Desde la DGT nuestra labor es preventiva, para evitar que se llegue a producir el accidente, pero el hecho de iniciar a los alumnos en el conocimiento de las primeras medidas a practicar en caso de que se produzca, nos parece de gran importancia y utilidad. Los niños son muy permeables, aprenden con facilidad y absorben toda la información recibida. Tras nuestro paso por el centro, algunos padres y profesores nos han comentado que los niños han corregido posteriormente a los adultos en algunos hábitos y comportamientos viales incorrectos.

P: ¿Qué es lo que más les gusta más a los chavales en esta formación?
R: Los alumnos normalmente prefieren las actividades prácticas pero, previamente, reciben una formación teórica sobre conductas y comportamientos peatonales seguros (caminar por la acera, cruzar la calle por lugares seguros o cómo hacerlo por lugares no señalizados); también como usuarios de vehículos (subir y bajar con seguridad de los vehículos particulares y autobuses, sistemas de retención infantil o el uso cinturón de seguridad), además de como conductores de bicicletas (maniobras, señalización y elementos de seguridad, destacando la obligación e importancia de llevar el casco siempre, en cualquier lugar y circunstancia).

P: ¿Y la parte práctica?
R: Una vez recibida la formación, llevamos a cabo la parte práctica para reforzar lo visto previamente en el aula. Montamos un circuito vial en las instalaciones del centro y los alumnos se van alternando entre peatones y ciclistas. En esta parte incidimos mucho en que señalicen correctamente las maniobras que realizan, distingan algunas señales de tráfico básicas, respeten los pasos para peatones y los utilicen siempre y con seguridad.

P: La experiencia formativa desarrollada con Fundación Ambuibérica se produjo en un Centro Rural Agrupado. ¿Qué peculiaridades presentan estos centros?
R: Hemos intervenido en otros colegios e institutos de la provincia, pero los C.R.A presentan una peculiaridad debido a que cuentan con alumnos de diferentes ciclos y cursos en un mismo aula, por lo que hemos tenido que crear un material específico para adaptarnos a todas las edades. Debido a su situación geográfica, los alumnos de los C.R.A no tienen las mismas facilidades para acceder o participar en las actividades de Educación Vial que aquellos que viven en municipios con mayor población. “Los pasillos entre las aulas son las carreteras entre los pueblos” es una frase que describe muy bien a este tipo de centros. Uno de los objetivos que nos hemos propuesto en la Jefatura de Tráfico de Zamora para el año 2015/2016 es intervenir en los 22 centros rurales agrupados de la provincia.

P: Además de con los niños, ¿qué otro tipo de campañas realizan en materia de educación vial?
R: Trabajamos la Educación Vial a lo largo de la vida. Por lo tanto, intervenimos no sólo con niños y jóvenes en los centros educativos, también con adultos, personas con discapacidad y personas mayores, así como con diferentes colectivos de riesgo: menores con medidas judiciales, personas en riesgo de exclusión social, aquellas que han perdido la vigencia del permiso de conducir o han cometido delitos contra la seguridad vial, entre otros. Conscientes del problema que hoy en día presenta el fenómeno circulatorio, la Educación Vial se constituye como un objetivo social y una necesidad que debe estar presente en los conocimientos y saberes prácticos, no sólo de los escolares sino de la sociedad en general.

P: Por último, ¿Conocían las actividades de Fundación Ambuibérica?
R: Sí, pero a raíz de su colaboración con la Jefatura de Tráfico de Zamora hemos tenido el placer de visitar las instalaciones de Valladolid, de conocer su estructura y funcionamiento, así como de trabajar con el gran equipo responsable de formación, con el que esperamos seguir colaborando en aquellos centros que soliciten la actividad como complemento a nuestra intervención.

The post JUDIT CASTRO: “LA EDUCACIÓN VIAL ES UN OBJETIVO Y UNA NECESIDAD DE TODA LA SOCIEDAD” appeared first on Blog Ambuiberica.