29 / 12 / 14 Publicado por:  |  Entrevistas, Noticias

La Fundación Ambuibérica acaba de firmar un convenio de colaboración con la ONG Mensajeros de la Paz, que lleva más de cincuenta años dedicados a ayudar a los más desfavorecidos, tanto en España como en otros 50 países del mundo. El Padre Ángel García es el presidente y fundador de esta ONG, declarada de utilidad… Leer más »

La Fundación Ambuibérica acaba de firmar un convenio de colaboración con la ONG Mensajeros de la Paz, que lleva más de cincuenta años dedicados a ayudar a los más desfavorecidos, tanto en España como en otros 50 países del mundo. El Padre Ángel García es el presidente y fundador de esta ONG, declarada de utilidad pública y que fue merecedora, entre otros galardones, del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.   Cada día, Mensajeros de la Paz distribuye 835 comidas en sus diez comedores sociales y su Banco Solidario atienden a 1,050 familias en situación desfavorecida. Hemos hablado con el Padre Ángel, quien cree que la crisis ha aumentado la demanda de ayuda pero también los ofrecimientos y la generosidad de los demás.   P: ¿Cómo valora el convenio de colaboración entre Ambuibérica y Mensajeros de la Paz? R: En Mensajeros de la Paz estamos muy contentos con esta colaboración con Ambuibérica y, de manera muy especial, con la forma tan hermosa en la que se ha plasmado, con esa mezcla de solidaridad y educación en la que los niños son los protagonistas: los agentes y los beneficiarios de la acción. Y estoy convencido que esta va a ser la primara de muchas preciosas iniciativas en común.   P: Ante la crisis, ¿han tenido que reforzar sus redes de recursos? R: En verdad, después de 53 años dedicado al trabajo social, nunca pensé que tendría que abrir comedores sociales en España, como aquellos que llevo años abriendo en países del llamado “tercer mundo”; o como esos que conocí en mi infancia de niño de posguerra.   En los tres últimos años, la ONG Mensajeros de la Paz ha puesto en marcha en España toda una Red de Recursos Sociales anti-crisis, reforzando centros y programas ya existentes, y creando otros nuevos enfocados especialmente a menores y sus familias, para paliar la situación de precariedad en la que viven y sus consecuencias sociales y personales.   P: ¿Cómo se concretan esas ayudas? R: Mensajeros de la Paz, a través de su Banco Solidario, distribuye cestas de la compra solidarias con las que se proporciona alimentación a unas 1.050 familias en riesgo social, que reciben una "compra solidaria" mensual. Igualmente, a lo largo de 2014, y con destino a niños y familias en precaria situación económica, Mensajeros de la Paz está ofreciendo unas 835 comidas diarias, a través de 10 comedores sociales, distribuidos en diferentes puntos de España; 5 de ellos en Madrid.   P: ¿Cree que la solidaridad se agudiza en tiempos de crisis o que cada uno mira lo suyo? R: La crisis ha aumentado la demanda de ayuda pero también los ofrecimientos, la generosidad, el ponerse en el lugar del otro. Todo lo que hacemos es posible gracias a la generosidad de muchas personas y al trabajo de los voluntarios. He de decir que la mayoría de nuestros voluntarios son personas en paro. Los españoles estamos dando al mundo una lección de civismo, de generosidad, de unión ante la adversidad.   P: ¿Qué mensaje quiere hacer llegar a la ciudadanía? R: Ante nosotros está la mayor y más hermosa aventura que se pueda imaginar, el hacer cada día un mundo mejor para todos. Y esa aventura puede, y debe, ser se parte de nuestra vida.   La solución a los problemas del mundo es la solidaridad. “Amar y dejarse amar”...Créanme, ése es el secreto, ésa es la auténtica felicidad, y también es la verdadera esencia del ser humano.