tercera graduacion

26 / 06 / 15 Publicado por:  |  Centro Virgen de San Lorenzo, Entrevistas, Noticias

Hace un año que Elena Villagra obtuvo el título de Técnico en Emergencias Sanitarias como integrante de la Segunda Promoción 2012-2014, del Centro de Formación Virgen de San Lorenzo. Desde entonces, trabaja en Grupo Ambuibérica, concretamente, en Bermeo, una localidad de la costa vizcaína.   Un año después de haber recibido su título, Elena acudió… Leer más »

Hace un año que Elena Villagra obtuvo el título de Técnico en Emergencias Sanitarias como integrante de la Segunda Promoción 2012-2014, del Centro de Formación Virgen de San Lorenzo. Desde entonces, trabaja en Grupo Ambuibérica, concretamente, en Bermeo, una localidad de la costa vizcaína.   Un año después de haber recibido su título, Elena acudió el pasado día 19 de junio a un acto similar: la entrega de diplomas correspondientes a la Tercera Promoción del Instituto Virgen de San Lorenzo. Intervino en el acto como alumna veterana en la modalidad presencial, al igual que lo hizo otro veterano, Alfonso Nieto, alumno online de su misma promoción. Esta fue la intervención de Elena Villagra:   “Buenas tardes.   Antes de nada me gustaría deciros que me siento feliz y es un honor para mí estar aquí, frente a vosotros, en representación de los compañeros del curso pasado y poder transmitiros unas palabras, no solo de alegría, sino de optimismo, motivación y agradecimiento.   Han pasado ya tres años y parece que fue ayer cuando entré por la puerta de la clase, elegí el sitio en que iba a pasar dos años, mirando alrededor, a ver qué compañeros tenía, entablando ya conversación, con nervios y con muchas, muchas ganas de empezar.   Hemos superado aquellos trabajos, proyectos que nos han enseñado a trabajar en equipo, a conocer a los compañeros y a compartir otros puntos de vista. Hemos superado los nervios de aquellos primeros exámenes y los nervios al salir al campo de batalla y, en estos dos años, hemos alcanzado los conocimientos y las destrezas que nos capacitan para el ejercicio profesional.   Pero para alcanzar estos conocimientos, no solo ha sido importante el estudio. ¿Os acordáis de las risas y más risas cuando Laura nos ponía a los Bee Gees; Pilar nos hacía bajarla en silla de ruedas en la puerta del instituto o nos grababa el teatrillo del accidente; David nos pedía un proyecto de mecánica imposible; Nuria nos llevaba a la campa para sacar al compañero del coche o nos hacía vendarle como a una momia; Isabel nos enseñaba en sus talleres a relajarnos, a ser pacientes y, sobre todo, a escuchar; Ana, a mirar primero las salidas de emergencia antes de entrar a un concierto… por si acaso; Isabel, a imaginar una gran empresa haciéndonos millonarios o Fede, cuando nos ayudaba a guardar la línea, no dejándonos comer en el aula?   Pues de esto, os vais a acordar con mucho cariño, porque se convertirá en vuestro día a día. Y aunque penséis que habéis terminado de estudiar y aprender, no es así. No os acomodéis. Llevo un año trabajando en Vizcaya, aprendiendo de cada uno de los compañeros con los que me ha tocado trabajar, aprendiendo de cada uno de los avisos que se reciben. Intento transmitir mi positividad y mis ganas de trabajar por cada base a la que voy y sí, y repito sí, en todas ellas me han acogido, me han ayudado, me han enseñado y me han hecho sentirme una más.   Mi consejo a los que empezáis: Empezad el día con alegría, llegad al puesto con tiempo suficiente, preguntad las novedades al turno anterior, todos los días revisad la ambulancia, comprobad el material que vais a utilizar y cuidarlo…, tenerla limpia y dejársela limpia al turno siguiente, que seguro que os lo agradecerán.   Escuchar a los compañeros, adaptaros a ellos y no os dejéis influenciar negativamente, Simplemente, ir a trabajar, los cotilleos… a la revista Hola. Ganaos al paciente, haced que el traslado se le haga corto, hablad con él y escucharle, que siempre tiene algo que enseñaros. Muchas veces, una caricia hace que vuestro paciente mejore, que vuestro paciente se sienta seguro con vosotros; demostradle que sabéis trabajar, que confíe en vosotros.   Una nueva etapa se abre para vosotros. Aprovechad las oportunidades. Compañeros, enhorabuena. Os deseo muchísima suerte.