25 / 11 / 16 Publicado por:  |  Actualidad Ambuiberica, Noticias

Los seres humanos estamos formados por células, órganos, agua. Somos animales complejos dotados del cerebro más grande y sofisticado de todo el reino animal. Este mayor cerebro no nos permite, sin embargo saltarnos las necesidades básicas que cualquier organismo tiene, ya que nuestro cuerpo, nos guste o no, necesita alimento, nutrición y cuidado. Si observamos… Leer más »

gato-descansandoLos seres humanos estamos formados por células, órganos, agua. Somos animales complejos dotados del cerebro más grande y sofisticado de todo el reino animal.

Este mayor cerebro no nos permite, sin embargo saltarnos las necesidades básicas que cualquier organismo tiene, ya que nuestro cuerpo, nos guste o no, necesita alimento, nutrición y cuidado.

Si observamos la naturaleza veremos que en todos los ciclos orgánicos hay presencia de activación y descanso. Las estaciones permiten un tiempo de renovación y de descanso en el reino vegetal y en el animal (hay animales que hibernan durante los meses de invierno, o que pasan el frío en estado larvario). La noche le sigue al día y los animales se permiten un tiempo de descanso y de recuperación después de un periodo de actividad

El ritmo de la vida es cíclico y tiene periodos de contracción y expansión, podemos observarlo en los ciclos estacionales, el dia y la noche, las mareas. Las células respiran en movimientos rítmicos, como rítmico es el latido cardiaco o el ciclo respiratorio.

¿Alguna vez has visto un gato estresado?, los animales responden a lo que necesitan sin problemas, somos los humanos, con nuestra mente racional que nos invitamos a seguir, a planificar, a hacer sin descanso, el pensamiento nos impulsa  a saltarnos esta conciencia de necesidad y de descanso y parada.

Está en nuestra naturaleza la actividad y el movimiento y el descanso y la quietud. Un baile entre estos dos polos que se puede realizar de forma suave si nos escuchamos y nos damos cuenta de nuestro cuerpo y de nuestras necesidades.

El trabajo de técnico de emergencias supone manejarse con el estrés, con la acción. Es una profesión activa, de alta demanda y que suele implicar una alta activación de la persona para poder responder a la llamada.

En un estudio francés realizado con Bomberos se ha estudiado cómo cuando se recibe la alerta (llamada) se produce una alta activación simpática (El sistema Simpático es el que se encarga de poner al organismo en alerta y prepararlo para la acción) que se suma a la activación propia de la primera fase de la intervención, donde suelen encontrarse sentimientos de ansiedad (miedo a un futuro desconocido) y focalización de la atención (visión en túnel y atención a la tarea)

Si nos imaginamos el número de intervenciones que se tienen durante un turno, nos dará la medida de los picos de alta activación que se tienen durante el servicio. Una vez terminado este, es necesario encontrar un equilibrio entre la actividad y el descanso, dejando que el Sistema parasimpático (el que regula el restablecimiento de la energía corporal) pueda activarse.

¿Alguna idea para poder fluir con este baile de activación/descanso de forma orgánica y evitar los efectos perjudiciales de un distrés elevado?

  • Elige un tono de móvil para tus llamadas personales y tu vida fuera del trabajo DIFERENTE al que tienes para los avisos, de esta forma disminuyes esta activación por el sonido de alarma.
  • Busca momentos de descanso y reparación en tu diario. Las pequeñas siestas durante el día son un recurso para recargarte. En Japón tiene una palabra Inemuri , para designar un sueño ligero durante el día para “ recargar las pilas”, los japoneses se ofrecen estas mini siestas en los más diversos lugares para poder coger energías y seguir con su actividad
  • PARA y RESPIRA. Si no paras y tomas conciencia de cómo estás, es fácil perder la sensación de molestia, contractura, cansancio, y acoplarte al ritmo externo colectivo, especialmente si vives en una ciudad, este ritmo es rápido y poco orgánico.
  • Haz exhalaciones (echar el aire)profundas y largas, estas activan el nervio vago además del SN Parasimpático. Se puede inspirar con respiración costal (activando los músculos serratos para abrir la caja torácica y cogiendo aire de la parte baja de los pulmones), esta respiración no perjudica el suelo pélvico y los músculos abdominales.
  • Hacer ejercicio suave, como caminar, nadar, si esto lo realizas al aire libre, además de los beneficios de que te de el sol y su luz, puedes aprovechar para estar en contacto con lo natural, un parque, un bosque. Son espacios que recargan y ayudan a bajar el ritmo
  • Las prácticas de meditación, el Yoga y disciplinas orientales, el estar presente, y tomar conciencia del cuerpo te pueden ayudar a tener más conciencia y vivir menos en automático

“We wei” es una palabra del TAO que significa “No hacer” “sin esfuerzo”, crecer sin forzar, como hacen las plantas, fluyendo con lo que hay sin tratar de imponer. Aunque este concepto es mucho más amplio y profundo que el descanso necesario del que estamos hablando, ya en su concepto incluye esta visión orgánica y respetuosa con los ciclos y necesidades.

Pongamos un poco de No hacer en nuestra vida fuera del trabajo, aunque sólo sea para compensar un trabajo de acción y activación como el del Técnico de emergencias. Un poco de respeto a nuestro animal interno que necesita tanto moverse y hacer como descansar y sentir.