07 / 04 / 14 Publicado por:  |  Noticias, Simulacro

Los Talleres de Sensibilización Vial son una iniciativa conjunta de Stop Accidentes y Grupo Ambuibérica. Los talleres comprenden diferentes actividades, que combinan charlas, relatos y simulacro de siniestros. Los simulacros se desarrollan de un modo totalmente verosímil y en ellos participan cuerpos profesionales (ambulancias, médicos, bomberos, policías…) y voluntarios, que son los destinatarios del Taller… Leer más »

Los Talleres de Sensibilización Vial son una iniciativa conjunta de Stop Accidentes y Grupo Ambuibérica. Los talleres comprenden diferentes actividades, que combinan charlas, relatos y simulacro de siniestros. Los simulacros se desarrollan de un modo totalmente verosímil y en ellos participan cuerpos profesionales (ambulancias, médicos, bomberos, policías…) y voluntarios, que son los destinatarios del Taller de Sensibilización Vial.   Este próximo viernes, 11 de abril, tendrá lugar uno de estos simulacros, que se realizará en el Instituto de Enseñanza Secundaria Zorrilla, de Valladolid.   ¿Quieres conocer cómo se planteará este simulacro en concreto?   Un vehículo circula por una vía urbana, en las inmediaciones de un centro escolar. Circula a gran velocidad y, tras girar en una curva, el conductor no ve a dos peatones que cruzan la vía por lugar no señalizado. Intenta evitar el atropello con una maniobra evasiva, pero no lo consigue. El vehículo vuelca.   En el accidente, un peatón es embestido por el coche y sale despedido varios metros hasta caer al suelo, donde su cabeza impacta con el bordillo de la acera. El otro peatón no sufre daños y, muy nervioso, avisa al 112, que, a su vez, deriva la llamada a policía, ambulancias y bomberos.   Los primeros que llegan al lugar del accidente son los policías de la zona, que alertan, nuevamente, a ambulancias, a bomberos y al equipo de atestados. De inmediato, establecen una barrera de seguridad y cortan la circulación de vehículos.   Poco después, llegan los bomberos y colocan los vehículos de forma que protegen la zona del accidente. Comienzan las labores de rescate de las víctimas. En el vehículo viajaban dos personas: el conductor, que sale por su propio pie y el acompañante, que no puede moverse por las heridas sufridas y por la deformación del vehículo.   Los sanitarios de Protección Civil colaboran en la inmovilización de la víctima atrapada (el acompañante) y facilitan la labor de los bomberos. Otra ambulancia atiende al peatón accidentado.   Todas las maniobras se realizan simultáneamente: la atención al peatón herido y a su compañero, que ha resultado ileso pero sufre una crisis de ansiedad, la descarcelación de la persona atrapada en el vehículo. Esta última es liberada e inmovilizada -se teme que pueda tener una lesión medular-, antes de ser introducida en la ambulancia.   El equipo de atestados realiza el informe correspondiente, con los datos de campo sobre las características de la vía, las posiciones de los vehículos... El equipo realiza las mediciones y fotografías e identifica a las personas implicadas: conductor, acompañante, peatones y testigos. El primero, el conductor, presenta síntomas de haber ingerido algún tipo de bebida alcohólica o sustancia tóxica, ya que no se expresa con claridad, tiene problemas de deambulación, presenta las pupilas dilatadas... Sometido a una prueba de alcoholemia, da resultado positivo. Se le acusa de un delito contra la seguridad del tráfico y la policía procede a su detención, llevándolo esposado al vehículo patrulla.