premio Caribe Amuiberica

13 / 05 / 15 Publicado por:  |  Entrevistas, Noticias

Andrés Deza Pastrián trabaja en Grupo Ambuibérica desde hace trece años y es conductor de ambulancia en la localidad zamorana de Villalpando. Él fue el afortunado ganador del Viaje al Caribe para dos personas, organizado por Grupo Ambuibérica para agradecer a sus trabajadores su compromiso con la empresa y el cumplimiento de las normas y… Leer más »

Andrés Deza Pastrián trabaja en Grupo Ambuibérica desde hace trece años y es conductor de ambulancia en la localidad zamorana de Villalpando. Él fue el afortunado ganador del Viaje al Caribe para dos personas, organizado por Grupo Ambuibérica para agradecer a sus trabajadores su compromiso con la empresa y el cumplimiento de las normas y las buenas prácticas de trabajo. Andrés disfrutó el premio junto a Filo, su mujer. Juntos, volvieron al Caribe, una zona que ya habían visitado catorce años atrás.   P: ¿En qué parte del Caribe habéis estado? ¿Qué tal la experiencia? R: Hemos estado en Playa Bávaro, Punta Cana, desde el 21 hasta el 29 de marzo; regresamos con el cambio de hora. ¡Todo ha sido una gozada! Al llegar allí influyen el cambio de hora y el calor, pero en un par de días nos acostumbramos. Además, las playas son una maravilla, da gusto pasear por ellas.   P: ¿Qué habéis hecho durante la estancia? R: El plan variaba en función de las excursiones previstas. Cuando nos quedábamos en el hotel, los paseos por las playas eran un plan estupendo. Además, hicimos excursiones y visitamos Isla Saona y los Altos de Chavón, que son unos lugares preciosos. Me gustó especialmente la Catedral de Altagracia. Es espectacular.   P: Ya conocíais la República Dominicana ¿Qué cambios habéis notado en vuestra segunda visita? R: La vida ha cambiado mucho allí desde que estuvimos hace catorce años. Nos han contado que la cosa ha mejorado bastante en materia de educación. Nosotros sí que comprobamos que los padres se preocupan de llevar muy temprano al colegio a los niños. También nos comentaron que la sanidad había mejorado bastante. Y a mí me llamó mucho la atención, por ejemplo, ver que los coches no llevaban las ruedas tan desgastadas como antes. En el viaje anterior, me fijé en cómo tenían los neumáticos y estaban absolutamente desgastados.   P: Hablando de coches, ¿y las ambulancias? Seguro que te has fijado en ello... R: ¡Si,claro! En el tiempo que estuvimos allí, ví pasar un par de ambulancias. Las vi de lejos, pero me llamó la atención que tienen luces rojas y azules, como los coches de policía   P: ¿Extrañasteis algo en las vacaciones? R: ¡A los niños! La verdad es que les echamos mucho de menos, porque era la primera vez que nos separábamos. Se quedaron con los abuelos. La pequeña, que tiene seis años, nos dijo por teléfono que ella creía que sólo nos habíamos marchado para un día...¡ Eso fue lo que más extrañamos, pero el viaje ha sido una auténtica gozada!   P: ¿Habéis traído algún objeto como recuerdo del viaje? R: Sí. Los críos nos pidieron que les trajéramos algo. Mi hijo, por ejemplo, me pidió que le trajera... ¡un coco! Les llevamos camisetas, compramos collares, conchas... ya sabes, pequeños detalles, y también algunos cuadros con paisajes. Compramos las pinturas a los muchos artistas que hay en las calles. En uno de los cuadros que hemos adquirido aparece el árbol Flamboyano, que es muy bonito y espectacular.