inhibidor

01 / 08 / 16 Publicado por:  |  Noticias

Todas las ambulancias de Grupo Ambuibérica cuentan con inhibidores instalados para ahuyentar a los animales salvajes o incontrolados. El grupo fue pionero en la colocación de estos inhibidores en sus vehículos. Se fijan en la parte delantera (en la parrilla o en el parachoques) y se activan con el aire generado en la circulación, que acciona el dispositivo y emite el sonido inhibidor.

Grupo Ambuibérica cuenta con una flota de 2.000 vehículos, distribuida por todo el territorio nacional, que realiza servicios de transporte sanitario durante las 24 horas del día y los 365 días del año. Las ambulancias deben circular por zonas geográficas de una gran variedad orográfica y en condiciones climatológicas de todo tipo. También deben hacerlo por zonas donde es frecuente la presencia de animales salvajes o incontrolados, con el consiguiente riesgo de impactos fortuitos. Golpes que incluso pueden ocasionar accidentes con consecuencias potencialmente muy graves.   En el año 2008, Grupo Ambuibérica fue pionero en instalar dispositivos inhibidores en sus vehículos para ahuyentar a los animales salvajes o al ganado suelto e incontrolado en aquellas zonas de campo, montaña o áreas en las que la presencia de este tipo de fauna era habitual.   Los resultados de aquella experiencia precursora fueron muy positivos. Así, antes de la instalación de los inhibidores, los accidentes provocados por animales representaban casi un 25% de la siniestralidad total de la flota. Zamora figuraba en la cabeza de esa estadística, debido a la extensa área montañosa del territorio. Por esta razón, se decidió implantar una prueba piloto en la provincia a lo largo de un año, en el que la siniestralidad se redujo un 30% en ese periodo de tiempo. Tras el balance satisfactorio de la experiencia, el Departamento de Logística de Grupo Ambuibérica, responsable de la gestión de la flota, instaló inhibidores de animales en todas las ambulancias del grupo. En la actualidad, todas ellas disponen de esta medida de seguridad, que ha contribuido a que el año pasado, 2015, se consiguieran los valores más bajos en la estadística de este tipo de siniestralidad.