13 / 05 / 14 Publicado por:  |  Noticias

El simulacro está organizado por la asociación de vecinos de Villa del Prado, en colaboración con la Gerencia de Emergencias, el Instituto de Ciencias de la Salud de Castilla y León, Bomberos y Policía. Contará con dos ambulancias de Ambuibérica y con los alumnos del Centro de Formación Virgen de San Lorenzo como técnicos en asistencias sanitarias.

El próximo miércoles, 14 de mayo, Ambuibérica participará en un simulacro de accidente de tráfico en la calle Monasterio San Pedro de Alcántara, en el barrio Villa del Prado, de Valladolid. El simulacro pretende mejorar la coordinación de las actuaciones de los diferentes servicios en la intervención de accidentes de tráfico, dar a conocer las labores que los servicios de emergencia realizan en dichas intervenciones, prevenir comportamientos que pongan en riesgo la seguridad vial y difundir una pautas de comportamiento a los ciudadanos con respecto al modo de actuar ante un accidente de tráfico. El guión del suceso que se va a escenificar en el simulacro es el siguiente: dos peatones, distraídos con el móvil, irrumpen en la calzada y son atropellados por un vehículo, con dos ocupantes. En la maniobra para intentar esquivar a los peatones, el coche impacta, a su vez, con otro vehículo que viene en dirección contraria y en el que viajan tres personas. Tras el impacto, el primer vehículo vuelca y queda en posición de vuelco lateral. El segundo vehículo queda sobre sus ruedas y se le activan los airbags. Tres personas, testigos del suceso, acuden de inmediato y realizan una llamada de emergencia. Uno de los testigos sufre una crisis de ansiedad. Las consecuencias del accidente son graves: un peatón arrollado fallece en el acto y otro sufre lesiones graves. El conductor del primer vehículo sale por su propio pie por la parte trasera del coche, con heridas leves y claros síntomas de embriaguez. El copiloto queda atrapado dentro del vehículo, con lesiones graves, aunque su vida no peligra. El piloto del segundo vehículo sufre heridas leves y sale por su propio pie; el copiloto necesitará ayuda para poder salir del coche, aunque sus heridas son leves. El tercer pasajero, que viaja en la parte trasera, sin cinturón, sufre heridas muy graves.