11 / 07 / 14 Publicado por:  |  Ambuibérica Nacional, Noticias

Jesús Pascual es un joven vallisoletano, de 25 años de edad. Estudió Marketing y Comercio, pero pronto decidió que “estar encerrado ocho horas en una tienda, de lunes a sábado”, no iba con él. Se matriculó en el Centro de Formación Virgen de San Lorenzo, del Grupo Ambuibérica, con la esperanza de cambiar su rumbo… Leer más »

Jesús Pascual es un joven vallisoletano, de 25 años de edad. Estudió Marketing y Comercio, pero pronto decidió que “estar encerrado ocho horas en una tienda, de lunes a sábado”, no iba con él. Se matriculó en el Centro de Formación Virgen de San Lorenzo, del Grupo Ambuibérica, con la esperanza de cambiar su rumbo laboral y, a finales de junio, se graduó como Técnico en Emergencias Sanitarias. Unos pocos días después comenzó a trabajar como técnico camillero en Ambuibérica de Cantabria. Allí le hemos entrevistado.   P: Has encontrado trabajo en Cantabria, recién diplomado: ¿Cómo te has adaptado? R: Fenomenal. Estoy muy contento. Hemos alquilado un piso en Colindres entre cuatro compañeros. Yo, concretamente, trabajo en la sede de Laredo como técnico camillero de Ambuibérica, que asiste al 061, Emergencias de Cantabria. Mi vida ha cambiado totalmente. Este trabajo me gusta mucho más que el que me ofrecía mi anterior grado de Marketing y Comercio.   P: ¿Cuándo te diste cuenta que lo tuyo era una ambulancia? R: Después de graduarme en Comercio empecé a trabajar y comprobé que estar ocho horas encerrado en una tienda, de lunes a sábado, no me satisfacía. Me informé y decidir hacer el grado de Técnico en Emergencias Sanitarias en el Centro de Formación Virgen de San Lorenzo. Estudiaba por las mañanas y trabajaba por las tardes.   P: ¿Qué tal la experiencia en el Centro de Formación? R: Enseguida vi que ofrecía salidas profesionales. El curso presencial me permitió estudiar, pero también hacer un período de prácticas. Eso es muy interesante para cualquier tipo de estudio. En la mayoría, te enseñan la teoría y, a la hora de la verdad, por ejemplo, no sabes cómo atender a un cliente, cómo descargar un camión o cómo ordenar una mercancía.   P: ¿Y tu nueva profesión? ¿Cómo han ido estos primeros días? R: Muy contento. Hemos atendido varios avisos desde el 061. El trabajo es trepidante y muy satisfactorio cuando sabes que ayudas a salvar la vida de otras personas.   P: ¿Qué tipo de emergencias has atendido? R: De todo en muy pocos días: mareos, insuficiencia respiratoria, caídas, un señor que se despeño en el campo, convulsiones... ¡Ah, y una señora con un principio de infarto! Fue en Noja, el domingo a la hora del aperitivo, en un bar que estaba a tope cuando la señora tuvo el principio de infarto. Llegamos a tiempo al hospital y todo se solucionó fenomenal.